Herramientas de “Contact tracing” en marcha para predecir y determinar momentos con posibles contagios de COVID-19

El pasado 10 de abril Google y Apple anunciaron el desarrollo de un sistema API para la lucha contra el COVID-19.

Dos de las compañías de tecnología más importantes se unieron para crear una API (Application Programming Interface), que permitirá un mayor control para las medidas de distanciamiento social y prevención de contagios de COVID-19 en el mundo.

La API se integrará en los smartphones gracias a actualizaciones de sus respectivos sistemas operativos. En iOS 13.5 que se lanzó el 20 de mayo del 2020, en dispositivos Android recibirán la actualización por medio de Google Play Services.

El sistema de contact tracing funcionará de la siguiente forma, un usuario positivo a COVID-19 puede decidir si quiere notificar a los demás usuarios de un posible contacto, los usuarios no contagiados recibirán una “Notificación de Exposición” un mensaje que indica que has estado cerca de alguien que esta contagiado. Estas notificaciones tienen que ser activadas manualmente por el usuario desde su dispositivo dentro de las configuraciones de su sistema operativo.

La API fue actualizada en diversas ocasiones antes de su lanzamiento para buscar confidencialidad y seguridad para todos los usuarios, mediante claves de exposición que se generan de forma aleatoria sin acceder a los servicios de ubicación del teléfono celular, lo que significa que la API utiliza solamente datos asociados al tráfico de Bluetooth entre dispositivos.

 

Un total de 22 países han solicitado y recibido acceso a esta API para el desarrollo de pruebas piloto y posteriormente la implementación de una aplicación. Ambas compañías decidieron que la API será habilitada únicamente para los gobiernos de estos países para el que desarrollo de una aplicación única por país, incentivando su uso.

El desarrollo de aplicaciones debe coincidir con los principios que Google y Apple comunicaron, entre los cuales están que la app debe solicitar forzosamente autorización al usuario antes de compartir que es un paciente contagiado, la app solamente puede ser utilizada para la lucha contra el COVID-19 y tiene prohibido el acceso a servicios de ubicación. Además, informaron que el sistema dejara de dar servicio cuando deje de ser necesario en la lucha contra este virus.

Por otra parte, en India se está promoviendo el uso de una aplicación de contact tracing similar a la API de Google y Apple. Incluso el Ministerio de salud del país asiático propone que todos los trabajadores utilicen la aplicación para prevenir contactos masivos.

La aplicación de nombre Aarogya Setu -disponible en 11 idiomas- fue diseñada para notificar a los usuarios sobre el riesgo de posible contagio además de informar a las autoridades sanitarias sobre contactos masivos lo que llaman Containment Zones, es decir lugares donde el virus tiene una incidencia mayor.

Existe otras aplicaciones de este tipo como NOVID20, que funciona de una forma muy similar a la API mencionada anteriormente, utilizando Bluetooth como sistema de alerta en caso de contacto con posibles casos positivos del virus SARS-CoV-2 procurando la seguridad y privacidad de los usuarios.

La innovación tecnológica y el desarrollo de nuevos conceptos para seguir combatiendo el COVID-19 es crucial en momentos de crisis. Y de igual forma las acciones conjuntas entre diversas compañías, gobiernos y organismos internacionales es necesaria en momentos en los que la tecnología es una herramienta indispensable para la prevención de brotes de enfermedades infecciosas como el COVID-19.

Contenidos Relacionados