Generic filters
Filtrar por tipo de entrada
Seleccionar todo
Noticias
Páginas
Eventos
Filtrar por categorías
Seleccionar todo
AI ANALITICA
Apps móviles e Internet de las Cosas
Avance de la ciencia
Big data
Comunidades conectadas
Coronavirus
Cursos y capacitaciones
DIAGNOSTICO
Editorial inicial
Editoriales
El mundo en la nube
Eventos
Infografías
Inteligencia Artificial y Ciencia
IoTApps
Noticias
Plataformas digitales
Redes sociales
Reseña de publicaciones científicas
Resumen de Cursos
Sinopsis de ensayo
Sinopsis de Marcos de Referencia
Sinopsis de publicaciones recientes
Uso de Plataformas Digitales
Generic filters
Filtrar por tipo de entrada
Seleccionar todo
Noticias
Páginas
Eventos
Filtrar por categorías
Seleccionar todo
AI ANALITICA
Apps móviles e Internet de las Cosas
Avance de la ciencia
Big data
Comunidades conectadas
Coronavirus
Cursos y capacitaciones
DIAGNOSTICO
Editorial inicial
Editoriales
El mundo en la nube
Eventos
Infografías
Inteligencia Artificial y Ciencia
IoTApps
Noticias
Plataformas digitales
Redes sociales
Reseña de publicaciones científicas
Resumen de Cursos
Sinopsis de ensayo
Sinopsis de Marcos de Referencia
Sinopsis de publicaciones recientes
Uso de Plataformas Digitales
Salud Mesoamérica

La Iniciativa Salud Mesoamérica (ISM) es una asociación público-privada establecida en 2011, entre la Fundación Carlos Slim, la Fundación Bill y Melinda Gates, los gobiernos de España y Canadá, y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la cual se desarrolla en colaboración con los gobiernos de la región: Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, Belice y el estado de Chiapas en México. La iniciativa está dirigida a mejorar el acceso a la salud con calidad del 20% de la población más desfavorecida de la región; lo que representa 1.8 millones de mujeres y niños.

Centroamérica cuenta con altos índices de pobreza y marginación. En ese contexto, la atención médica que los habitantes más desfavorecidos reciben ha estado lejos de atender sus necesidades más básicas. Pensando en una forma efectiva, innovadora y sostenible de atender esta problemática se creó la ISM, que mediante un novedoso enfoque basado en resultados ha buscado fomentar la participación activa de los gobiernos de los países de la región para realizar cambios significativos en sus estructuras de atención dirigidas a:

  • – Salud materna, buscando mejorar el acceso, el uso y la calidad de los servicios de salud materna, infantil y del recién nacido.
  • – La nutrición infantil, con acciones como el aporte de micronutrientes para abatir la anemia crónica, así como el consumo de zinc para controlar diarreas.
  • – Fomentar la vacunación de niños y niñas menores de 5 años contra el sarampión.

Con el enorme reto de movilizar recursos económicos locales y generar apoyo político regional y nacional para cerrar la brecha de inequidad en salud en las comunidades más desprotegidas, la Iniciativa planteó diferentes objetivos para cada una de sus tres etapas:

  • La primera etapa se concentró en acciones para mejorar los procesos para asegurar la disponibilidad de servicios de atención médica, así como la entrega de insumos necesarios para cumplir con los objetivos de largo plazo de la Iniciativa. Entre estas acciones se incluyen: suministro de equipamiento médico, cadena de suministro de vacunas, entregas de micronutrientes y suplementos para madres e infantes, consejería en salud reproductiva, implantación de mejores prácticas en procesos de atención materna y perinatal, así como el abasto de medicamentos básicos para la atención materna, entre otros
  • La segunda y la tercera etapas se centraron en: 1) incrementar el alcance y calidad de los servicios de salud otorgados, por ejemplo, que durante el embazo, las mujeres sean atendidas de acuerdo con protocolos internacionalmente recomendados entre los que se incluye el manejo activo de la tercera etapa del parto, y 2) en medir el efecto que la provisión adecuada de servicios logra en la mejora de la salud, por ejemplo: el grado de anemia en la población infantil atendida, a partir de la provisión adecuada de micronutrientes y otras intervenciones.

Los recursos económicos para la instrumentación de las acciones se otorgan a los países utilizando un modelo de financiamiento basado en resultados, en el que, si los países alcanzan metas de desempeño previamente establecidas, reciben un bono con el que recuperan la mitad de su inversión. Estos fondos deben ser utilizados por los países en proyectos de salud previamente acordados.

Este enfoque de cooperación para el desarrollo implicó la instrumentación de un riguroso sistema de monitoreo a fin de identificar el progreso para el cumplimiento de un conjunto de metas. La medición de las acciones es realizada de forma independiente por el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) de la Universidad de Washington.

A lo largo de las distintas evaluaciones parciales realizadas desde el inicio de las operaciones, en promedio, se ha cumplido con más del 80% de las metas establecidas. A la fecha, la Iniciativa está en proceso de evaluación final, la cual estará disponible a finales de 2023. Con el propósito de asegurar la sostenibilidad de las acciones y de los resultados alcanzados por la iniciativa, se han llevado a cabo reformas y cambios estructurales en los países, tanto en los marcos normativos, como en la asignación presupuestal.

Después de 18 meses, dichas mejoras han sido entre el 10% y el 100% en los diversos indicadores por nación. Ejemplos de estos son:

  • En Belice, el manejo adecuado de las complicaciones neonatales pasó del 7 al 88%.
  • En El Salvador el 99% de los partos se atiende ya en unidades de salud bien equipadas y por profesionales adecuadamente capacitados.
  • En Honduras la atención adecuada de las complicaciones obstétricas pasó del 11 al 68%.
  • Pasamos del 22 al 75% de unidades de salud con abasto asegurado de insumos esenciales para la atención materna, neonatal e infantil en toda la región.
error: Este contenido esta protegido...